04 Oct 2011, Posted by admin in Bandas L, 0 Comments

Los Revoltosos


Formación: Santiago, 1996.
Disolución: 2006.

Integrantes: Jando Guzmán, slide, guitarra y voz.
David, batería.
Klein Guzmán, bajo y voces.
Otto, guitarra y voces.

El intento por ser fieles a la raíz más sucia del blues ha mantenido unidos durante casi diez años a Los Revoltosos, cuyos únicos integrantes estables han sido los hermanos Klein y Jando Guzmán. Los músicos armaron la banda apenas se concretó en el verano de 1996 su salida de Los Peores de Chile, en donde habían logrado sólo parcialmente desarrollar la combinación de punk y raíz negra que más los motiva. Conocidos inicialmente como Revoltosos Guzmanes Swing, se afianzaron en su nombre definitivo hacia 1997.

Se les sumaron en un principio dos antiguos bateristas de los Peores, Bruno Astele y Rodrigo “Semilla” Larach. Luego de su período de exposición en radios y hasta televisión con el grupo anterior, su nuevo compromiso se planteó como un esfuerzo de largo plazo (”no es fácil retomar los quince minutos de fama”, dijeron), y trabajaron de un modo totalmente autogestionado. Así publicaron un primer disco, el registro en vivo Rock de ultratumba (1999), que mostraron en Santiago y provincias en conciertos muchas veces colectivos (con bandas punk como Ocho Bolas, Insurgentes y Políticos Muertos).

La mezcla de lo que ellos definen como “el blues callejero con el rockabilly más podrido y el enojo del punk” fue atrayendo una audiencia fiel a unos versos de observación social que valieron a Los Revoltosos hasta comparaciones con Los Prisioneros. Habitantes de la comuna santiaguina de Pedro Aguirre Cerda, los integrantes del grupo confiaban en el valor de una descripción sencilla pero incisiva, “poblacional y bien cotidiana”, en palabras de Jando. Fue una perspectiva que se afinó luego en el disco El tren de la muerte (2003) —Semilla ya se había ido entonces a Los Bandoleros—, durante el cual se ganaban sus dardos blancos tan dispares como la telefonía satelital (”Maldito celular”) y el jefe de Estado (”Señor presidente”).

“Nuestro disco está para abrir los ojos”, le dijeron por entonces a la revista Rolling Stone. “Nos enrabia la adoración por el dinero de la sociedad chilena”. El disco fue publicado por la etiqueta independiente de los Fiskales Ad-Hok, C.F.A., y dio pie para constantes presentaciones en Santiago y provincias. En paralelo, Jando colaboró con el disco debut solista de Claudio Narea y Klein se ocupó como productor y locutor radial del programa “100% chileno”, que mantuvo durante tres años en la señal correspondiente al Canelo de Nos.

Para el 2005, la banda se define como un proyecto “en receso”, aunque no disuelto. “Viviendo un agotamiento natural, no más”, según Jando. El guitarrista mantiene en paralelo al trío Los Ternos, con el cantante y guitarrista Búfalo (de Los Bandoleros) y con el baterista de la banda punkabilly Los Esquizómetros. “Blues bien p’atrás”, es como definen su música, registrada hasta ahora en un disco casero grabado a fines del 2004 e inspirado en las raíces negras (se incluyen armónicas y mandolina). Para Jando, es un modo de mantener vivo su interés por el género musical que más lo ha marcado en su vida. “Sigo re pegado en el blues, la verdad; y no se me ha pasado desde que lo descubrí”.

Continue Reading...

04 Oct 2011, Posted by admin in Bandas L, 0 Comments

Los Reprimidos


Aun no tenemos información

Formación: sin contenido
Disolución: sin contenido
Integrantes:sin contenido
biografía: sin contenido

Los Reprimidos – Basura (1994)


Flash required

Los Reprimidos – Sin Raza (2000)


Flash required

Continue Reading...

04 Oct 2011, Posted by admin in Bandas L, 0 Comments

Los Propaganda


Aun no tenemos información

Formación: sin contenido
Disolución: sin contenido
Integrantes:sin contenido
biografía: sin contenido

Los Propaganda – Al final del arcoiris


Flash required

Los Propaganda – Grandes Fracasos en vivo

Flash required

Los Propaganda – Sirve al Sistema


Flash required

Continue Reading...

04 Oct 2011, Posted by admin in Bandas L, 0 Comments

Los prisioneros


Formación: 1982
Disolución: 1991

Integrantes: Jorge González, bajo y voz.
Claudio Narea, guitarra.
Miguel Tapia, batería.
Cecilia Aguayo, teclados.
Robert Rodríguez, guitarra.

Los Prisioneros son uno de los grupos más representativos de la escena punk chilena de principios de los 80. Sus canciones, con el paso del tiempo se transformaron en verdaderos himnos de rabia y descontento social de la época de la dictadura. Su carrera se puede dividir en dos épocas bien definidas, la primera finaliza con los dos quiebres de los años 89 y 91, y la segunda caracterizada por el regreso a los escenarios a principios del 2000, marcada por el retorno comercial y la disonancia entre sus integrantes. La primera etapa es de la cual se hará cargo esta biografía.

Los orígenes de la banda se remontan a 1979 cuando Jorge González, Claudio Narea y Miguel Tapia se conocen como compañeros de curso en 1º medio del Liceo 6, Andrés Bello, en la comuna popular de San Miguel. La amistad surge entre estos tres jóvenes con inquietudes y gustos musicales similares y se cristaliza en dos proyectos que anteceden a Los Prisioneros.

El primer invento musical fue el grupo Los Pseudopillos, una banda que jugaba con los ritmos en un intento de rapear, con letras lúdicas y un toque de ironía, donde Narea y González eran los integrantes. Luego se les une Tapia en el proyecto que antecede a Los Prisioneros, Los Vinchukas, esta banda es donde por primera vez utilizan una formación de trío y tocan con instrumentos bastante caseros en actos en vivo en su liceo. Las letras muestran un descontento social y la música se acerca peligrosamente al punk crudo de Inglaterra de los 70. Esta rabia se aprecia en un set de canciones grabadas con posterioridad en 1987, donde interpretan temas como: “Ladrones y Policías”, “Generación de Mierda” y “Dejen Respirar”.

El 1º de julio de 1983, debutan como Los Prisioneros en el Liceo Miguel León Prado. Ese mismo año tras la salida del liceo González entra a estudiar ingeniería en sonido en la Universidad de Chile, ahí conoce a Carlos Fonseca, quien manejaba la disquera alternativa Fusión, además de escribir, de vez en cuando, columnas de música para la revista Mundo-Dinners y tener un programa en radio Beethoven donde daba espacio a los nuevos sonidos juveniles. Precisamente será Fonseca quien escuchará al grupo de González y será su manager más tarde.

 

Cuando Fonseca le pide el material del trío a González para pasarlo en su programa de radio, se da cuenta de la precariedad de éste y le ofrece ensayar las canciones de una manera más profesional en Fusión. Además arriendan un estudio en la calle Lira, de propiedad de Pancho Straub, donde graban unos 15 temas que luego servirán para ser tocados en el programa de Fonseca y abrirse paso en la incipiente escena rockera nacional.

Para 1984 Fonseca se había convertido en el manager de Los Prisioneros, inaugurando con ellos el boom del pop chileno en la década de los 80. Ese año el grupo inicia sus tocatas en los circuitos under de la capital, universidades principalmente, y González se codea con artistas y otros jóvenes músicos como él donde se nutre de sus influencias y conoce estilos más cercanos al new wave y al punk. El grupo se da cuenta en las tocatas el furor y entusiasmo que provocaban en estos circuitos underground de universitarios y artistas, pero no congenian con ellos.

Para fines de ese año el trío lanza su primer LP, La voz de los ´80, un cassette que nace bajo el alero del incipiente sello de Fonseca, Fusión. El álbum estaba influenciado claramente por los Clash, un referente de la época para todos los jóvenes del circuito under y que los catapultó como los líderes del rock juvenil chileno de la década.

En 1985 la multinacional EMI firma un contrato de distribución con Fusión para repartir el LP por todo Chile. También esta asociación ayudó a que el album tuvieron rotación en las radios, destacando los temas: “Sexo” y “La voz de los 80”, los que abrieron los espacios para los grupos venideros.

Para 1986 Los Prisioneros eran un grupo relativamente conocido, donde sus letras sociales comenzaban a calar hondo en la juventud que había vivido bajo la dictadura. Pero la consolidación definitiva del grupo sucedería en noviembre de ese año cuando la banda lanza su segundo larga duración, bajo etiqueta EMI, Pateando piedras, con dos recitales repletos en el Estadio Chile (hoy Víctor Jara). En el disco venía incluido el tema “El baile de los que sobran”, el cual se convirtió en un himno de la marginalidad juvenil de la época.

 

Este LP significó la masividad de la banda, y tal vez uno de sus mejores discos en cuanto a composición y arreglos. El cassette contaba con letras agudas en la misma temática social que caracterizaba a la banda, pero además se sostenía en ritmos electrónicos que le daban un toque bailable, en clara concordancia con lo que estaba haciendo, New Order, tal vez el grupo favorito de González. A esto se sumaba la ácida actitud de González hacia la prensa y el público, lo que hacía de la banda un verdadero emblema de rebeldía en esos años. Del disco destacan temas como “Por qué los ricos”, “Muevan las industrias” y el clásico “Quieren dinero”, los cuales contenían critica social con ritmos pegajosos y bailables, lo cual les trajo un éxito desbordante.

Esta actitud del grupo crítico, más la presencia innegable de González como su líder, trajo un costo para el grupo. La prensa y la dictadura los hizo sospechosos y luego peligrosos, trayendo como consecuencia la censura y el hostigamiento por parte de las autoridades de la época. Un ejemplo de esto es la gira al sur de 1987 donde sus recitales comenzaron a ser prohibidos mediante el complot de la dictadura.

En este panorama de censura y hostigamiento de los medios y la dictadura hacia la banda nace su tercer LP La cultura de la basura, lanzado a fines del 87 y el cual debió quedarse sin gira promocional debido al boicot de la dictadura.

La cultura de la basura es un disco casi temático donde la cultura de la radio AM, que marcó a los integrantes de la banda, musical y emocionalmente, estaba presente. El álbum fue un fracaso en términos económicos e incorpora por primera vez, a través de temas, las ideas musicales de Narea y Tapia cercanas al rock clásico y la electrónica respectivamente, pero manteniendo la agudeza de las letras de González. Pero por sobre todo el LP fue un fracaso por la escasa difusión radial, sumado a que la distancia con los medios se había acrecentado desde el llamado público que hicieron Los Prisioneros a votar No en el plebiscito del año 1988

 

Para el año 1988 y dado el boicot sufrido por el trío en Chile, deciden consolidar su carrera en el extranjero, específicamente en los mercados donde el grupo tenía presencia, Ecuador, Perú y Colombia. Se realizaron variadas tocatas y giras por los tres países latinoamericanos, impactando especialmente en Colombia donde tuvieron una acogida impresionante, que se tradujo en tres nuevas giras entre fines del 88 y comienzos del 89.

De regreso de la gira a Colombia y hacia fines del año 89 el trío prepara su cuarto LP, Corazones, este álbum y su realización generaron diferencias irreconciliables entre Narea y González. Estas diferencias se produjeron en el plano musical, González quería un disco cargado a la electrónica y Narea mantenerse en los parámetros del rock. Las diferencias también se produjeron en el plano personal debido a líos amorosos entre ambos. Todo esto gatilló la salida de Narea, quien luego formará la banda Profetas y Frenéticos, dejando con formación de dúo a Los Prisioneros en 1990 cuando se presenta la cuarta placa.

Corazones, se convierte en el LP más exitoso del grupo, además de ser el de mejor factura técnica, fue grabado y mezclado en Los Ángeles al alero del argentino Gustavo Santaolalla. El disco es un conjunto de canciones de amor que reflejan los estados de ánimo de González, mezclado con una fuerte presencia de sintetizadores, volviéndose a repetir la comparación con New Order, la banda inglesa en que González tal vez se inspiraba. Corazones, sin duda marca el fin de una etapa, las letras ya no tienen ese tono de crítica social, sino que se dan vueltas en los tormentos amorosos de González, sin duda es más intimista que cualquier otro disco de la banda y ya no se encuentra, en las letras, la intención de ser las voces de una generación. Además el grupo asume su nueva faceta pop sin remordimientos y sin sentir un mínimo interés por cumplir las expectativas de quienes les seguían como referente social. Del álbum sobresalen temas como: “Tren al sur”, “Amiga mía”, “Estrechez de corazón”, “Corazones Rojos” y “Cuéntame una historia original”.

Para la gira promocional del LP son reclutados dos viejos conocidos de González, Cecilia Aguayo (ex Cleopatras y amiga de González) y Robert Rodríguez (ex Banda 69). De este modo en 1991 la banda irrumpe en el Festival de Viña, en una actuación con un carácter honorífico, pues ya no tenían la carga de ser un referente generacional. Tras este paso por Viña, el grupo continuó una gira de despedida por todo Chile, durante la cual no faltaron quienes recriminaban a González lo ocurrido. Finalmente, una vez terminada la gira se pone fin a la historia de la banda, para revivirla después de casi 10 años en los inicios del nuevo milenio.

Tras la disolución cada integrante siguió sus propios caminos. Narea ya había formado Profetas y Frenéticos, una banda que conjugaba el clásico lenguaje del blues y el rockabilly, con la cual trabajo de manera intermitente hasta 1996, logrando un éxito más que aceptable. Tapia tras la separación formó la agrupación Jardín Secreto, de menor éxito. Y González dio inicio a una exitosa carrera como solista, que tuvo en un principio una enorme masividad, pero luego terminó con exploraciones electrónicas íntimas que no fueron entendidas por el público masivo, el cual todavía veía en este al muchacho contestatario de mediados de los 80, esto derivo en una lucha, que ya venía dándose, entre González y el público con recriminaciones y descalificaciones por parte del músico hacia el “respetable”.

Continue Reading...

04 Oct 2011, Posted by admin in Bandas L, 0 Comments

Los peores de chile


Formación: Santiago, 1990.
Disolución: 1998.

Integrantes: Pogo, voz, guitarra y armónica.
Alejandro “Jando” Guzmán, guitarra.
Claudio “Klein” Guzmán, bajo.
Bruno Astele, batería.
Rodrigo “Semilla” Larach, batería.
Mauricio Padilla, guitarra.
Carlos Marchant, bajo.
Ruy Ferrada, batería.

Tal vez Los Peores de Chile sean una de las bandas de mayor carisma dentro del punk chileno en la década de los 90. Tuvieron de todo: golpes radiales, apariciones iconoclastas, y un final de misterio. Todo influenciado por la personalidad de su líder Pogo.

La banda mantuvo una rotativa de integrantes durante sus años de vida, pero sin duda el núcleo lo componían Alejandro y Claudio Guzmán (hermanos) y Pogo, el vocalista (un chileno nacido en 1957 de nombre Mario Carneyro, el cual había coqueteado con el punk de la España posfranquista, país al que se había ido a los 19 años trabajando como diseñador durante su residencia).

En 1987 Pogo regresa a Chile y se hace amigo de los Fiskales Ad-Hok, se integra al grupo como guitarrista, pese a no tener experiencia musical, y está con ellos un par de años.
Una vez que Pogo deja Fiskales decide armar una banda propia, así conoce a Alejandro Jando Guzmán (de experiencia en bandas como Chile K-Os y Pablito Resaka) con quien se propone armar una banda que combinara sus gustos por el hardckore-punk y por el rockabilly. El primero que se une a la banda fue el hermano de Alejandro, Claudio Klein Guzmán (bajista de Profetas y Frenéticos) y posteriormente Bruno Astele como baterista, así juntos daban inicio a Los Peores de Chile. Comienzan trabajar juntos y Pogo propone un primer tema: “Síndrome Camboya” haciendo alusión a los conflictos políticos de Indochina, el tema es enviado al concurso de la Asociación de Trabajadores del Rock (A.T.R.) y es seleccionado para un compilado titulado Con el corazón aquí II (1993). Esta aparición logra captar la atención de radios y sellos, siendo tentados por la multinacional BMG para grabar discos a través del sello Culebra (el mismo que edita a Fiskales y Entreklles).


Así es como surge en 1994 su primer disco Los Peores de Chile, producido por Claudio Narea y Andrés Godoy. El disco fue un éxito, logró vender cerca de 15.000 copias y en la radio sonaban los temas “Síndrome Camboya”, “Gil de Ano”, “Resaca de Amor” y “Chicholina”. Este éxito radial, inusual en las bandas punk, les trajo detractores quienes encontraban contradictorio su mensaje subversivo y su coqueteo con los medios masivos como la T.V. y las radios. Ante estos ataques Pogo respondía que: “Nadie nos regala comida por ser under. Los instrumentos se rompen y hay que hacer sacrificios enormes”
Tal vez esta contradicción entre subversión y complacencia, sumado a la fuerte personalidad de Pogo, generó peleas en el grupo, lo que terminó con la salida de los hermanos Guzmán a fines del año 1995, quienes forman posteriormente la banda Los Revoltosos junto a Rodrigo Larach. El problema fue que esta salida se produce apenas un mes antes de entrar a grabar el segundo LP para BMG con las canciones ya compuestas, dejando a Pogo como único integrante de la banda debiendo pagar músicos para grabar el disco exigido por la disquera multinacional. Esto generó un desgaste en el vocalista quien desaparece de la escena discográfica hasta 1997.

En 1997 Pogo junto a Mauricio Padilla (ex Tumulto), Rudy Ferrada (ex Turbo y Tumulto) y Carlos Marchant (ex Sol y Medianoche y Andrés, Ernesto & Alejaica), graban y editan el álbum 13 Mordiscos de Amor, producido por Andrés Godoy. El disco corre una suerte disímil al de su placa homónima siendo un fracaso comercial, pese a cierta rotación de sus singles “Mal Boy” y “Playa Bikini”.


El fracaso comercial trajo desilusión a los integrantes de la banda, Pogo se ausenta del trabajo musical y comentaba: “No estaba seguro de si quería seguir o no. No tenía nada que decir, no quería vender pomadas, además que andaba arrastrando el alma. No tenía una banda formada y no me interesaba que se supiera de mí”.

Posteriormente Pogo comienza a trabajar en un nuevo grupo, llamado Locos Por Larry. Consiguen firmar con Alerce, sello nacional de pequeña envergadura, para publicar un disco que nunca se editó. Desde ahí Pogo desaparece de la escena y del trabajo musical hasta una aparición el año 2007 en vivo con Fiskales Ad-Hok.

Continue Reading...

04 Oct 2011, Posted by admin in Bandas L, 0 Comments

Los Miserables


Formación: Santiago, 1990.
Disolución: En actividad

Integrantes: Claudio “Zeús” García, voz y batería.
Oscar “Amapola” Silva, voz, guitarra y bajo.
Patricio Silva, bajo.
Francisco “Fiko” Silva, guitarra.
Álvaro “Tribi” Prieto, voz.
Rodrigo Silva, batería.

Los Miserables, a pesar de pasar por innumerables sellos y distribuidoras, por distintas etapas y cambios de formación, han mantenido un estilo propio e inmediatamente reconocible, donde la letra de protesta y marcadamente ideológica es mucho más importante que los mohicanos o las chaquetas de cuero negro. Si bien han sonado con varios temas en las radios y hasta la banda sonora de una teleserie de TVN, su espacio siempre ha sido el de los marginados, de los oprimidos y de los movimientos sociales, siempre tocando en una toma universitaria o en la cancha de la población.

Los Miserables –junto a otras bandas- son algo así como la conciencia punk de la transición, sacando un disco por año aproximadamente y con bastante variedad, incluyendo discos en vivo, compilados, de covers y álbumes conceptuales. Sus canciones más famosas, como NN, Skada vez peor o El Crack han versado sobre la vida, frustraciones y anhelos de los comunes y corrientes, desde una posición de vida, donde ellos se asumen parte de ese mundo.

El camino de Los Miserables se inicia en 1990, desde la comuna de La Cisterna, en el sur de Santiago, siendo de las primeras bandas que ya no deben enfrentarse a la dictadura, sino que salen a escribir sobre el desconcierto de la democracia y las promesas incumplidas. Su origen poblacional, a diferencia de la generación anterior más avecindada en el barrio alto de Santiago, hace que las influencias del punk callejero de los 80 (Circle Jerks, Cramps, Crass) y de bandas chilenas como Los Prisioneros se noten en su estilo. Tienen eso muy punk que es no poseer escuela musical alguna. La primera formación era con Claudio García, Óscar Amapola Silva y Patricio Silva, tocando por primera vez en el Cuerpo de Bomberos de La Bandera como teloneros de Fiskales Ad-Hok, tocando con instrumentos ajenos y presentando sólo covers.

El primer disco es expresión de esta confusión ante el fin de la dictadura y el comienzo de los gobiernos civiles, llamado “¿Democracia?”, se distribuyó de forma independiente, mano en mano y en cassettes, teniendo inmediatamente seguidores y detractores. Claudio y Amapola militaban en las Juventudes Comunistas y fueron criticados tanto por la música “capitalista” que era el rock como por el uso de bototos de militar. En esta primera etapa, y luego de su alejamiento del Partido Comunista, Los Miserables se acercaron al Movimiento Marginal Guachuneit, un grupo político de la izquierda radical y autónoma de Santiago, nacido en la Universidad de Santiago, con ellos coordinaban tocatas y recitales. Así, de esta manera surgiría la música y letras de lo que sería el segundo disco de la banda y el primero por sello Alerce, llamado “Futuro Esplendor”. Dos recordados temas de este disco son muy claros en la postura de Miserables, “La iglesia de María”, un tema crítico de la Iglesia Católico y bastante polémico; mientras que “Declaración de Intransigencia”, un manifiesto contra el poder y la clase política, se convertiría en uno de los más recordados y épicos temas de la banda.
“Te mataré con amor” de 1994, será el disco que le permitiría a Los Miserables integrarse al circuito masivo del punk, tocando en un recital grande por primera vez, junto a Fiskales Ad-hok y a Ataque 77. De este disco se recuerdan mucho los temas “te mataré con amor”, “detenido por sospecha” y “etarra”, una canción de apoyo al independentismo vasko y a ETA. A pesar de su escasa difusión en medios corporativos, la banda lograría un circuito nutrido de conciertos y tocatas en todo Chile y taloneando a importantes bandas extranjeras que visitarían Chile a mediados de los 90, entre ellas las leyendas del punk y el ska como Los Fabulosos Cadillacs, La Polla Records y Negú Gorriak.

Con “Sin dios ni ley” de 1995, un álbum de covers de bandas punks y contestatarias del periodo, al grupo se integra Tribi Prieto, estudiante de arte de la Universidad de Chile, quién primero haría la carátula de este disco y terminaría por integrarse como vocalista. Este nuevo integrante traería un cambio musical que se evidenciaría en los 2 discos siguientes, siendo mucho más ecléctico el sonido, con muchos aportes del rap, el reggae y el ska. Este sería el periodo de disputas entre Tribi y García –líder desde siempre de la banda; y se evidenciarían en las discusiones sobre letras y música, siendo los contenidos más cercanos a la izquierda radical latinoamericana de los 90 y mucho menos punk. El primer disco de la “era Tribi” sería “Cambian los payasos pero el circo sigue” de 1997, siendo su disco más exitoso hasta ese momento y cuyos temas están muy en sintonía con las protestas sociales que agitaron Chile esos años. Sus principales temas serían “NN” y “Al Paro”, una canción que habla de las tomas de universidades en protesta por mayor financiamiento.

Luego de este disco la banda se afiliaría al sello Bizarro, propiedad de Warner Music, y viajarían de gira por Argentina y luego a España, donde grabarían, en 1998, su disco Miserables, para muchos el mejor de la historia de la banda con canciones como “Skada vez peor” y “Progreso”. A pesar del éxito profesional, la banda tuvo sus dos peores momentos, por una parte García contrae la llamada Bacteria Asesina y estuvo internado en un hospital varios meses (siendo remplazado por Cristóbal González de Santo Barrio en batería durante ocho meses), y en el mismo periodo las disputas con Tribi se volvieron insostenibles y este dejaría la banda, García asumiría así la voz principal de la banda.

Luego de este periodo la banda entraría en una nueva etapa, donde la discografía se hace si bien más prolífica también hay menos producción original. Destaca la aparición en 2000 de un disco en vivo doble, “Retroceder Nunca – Rendirse Jamás”, siendo uno de los discos en un recital en la desaparecida discoteque Laberinto y el otro una presentación acústica de gran calidad. Posteriormente, en 2001, vendría el disco “Gritos de la Calle” que volvería al sonido original de la banda aunque sin mucho éxito de ventas.
Posteriormente saldría “Pasión de multitudes” en 2003, un trabajo motivado por la pasión de García por el fútbol y en el que se mezcla el componente popular y mítico que tiene el deporte en los mayoritarios sectores pobres de la población. El disco fue un gran éxito y tal vez el más popular de la historia del conjunto. Dos años más tarde vendría el turno de “La voz del pueblo”, otro disco de covers y con apoyo de personajes muy ajenos al punk como Camilo Salinas, Amaro Labra (Sol y Lluvia), Ángelo Pieratini (Weichafe) y Luis LeBert, aunque incluyendo a una de sus grandes influencias, el mítico Jorge González, ex Prisioneros.

En el 2004 lanzan su DVD en vivo titulado “Por los que ya no están”, junto a un disco recopilatorio llamado “El ruido de nuestras vidas”, que incluye temas inéditos y versiones clásicas de los temas conocidos de la banda.

En el 2005 lanzan un nuevo disco de covers titulado “La voz del pueblo” (en honor a la frase del Puma Rodríguez en el Festival de Viña durante la dictadura). A diferencia de “Sin dios ni ley” en este disco los temas son de emblemas de la canción de la izquierda latinoamericana, como la Nueva Trova Cubana y Nueva Canción Chilena, incluyendo temas de Víctor Jara y Silvio Rodríguez.

En 2006 lanzan un disco bastante novedoso, “7 pecados capitales”, incluyendo por primera vez instrumentos de bronce e incorporando siete temas de las bandas paralelas de los integrantes del grupo (”Perro Loko”, de Francisco Silva y Patricio Silva; “Tuareg”, de Claudio García; King of Way, de Óscar Silva). Ese mismo año celebran sus 15 años en el teatro Caupolicán de Santiago.

El 11 de septiembre de 2007 lanzan el disco “Luna”, en donde según ellos mismos: “muestran el sufrimiento que hasta el día de hoy viven miles de personas que en aquel 11 de septiembre de 1973 eran niños y debieron vivir una guerra que no era suya”. Así, Los Miserables aun continúan su prolífica carrera, siendo leales a una posición política de la que lejos de ocultar se enorgullecen cada vez que pueden y manteniendo un compromiso con un sonido y lírica contestataria a su realidad contemporánea.

Continue Reading...

04 Oct 2011, Posted by admin in Bandas L, 0 Comments

Locos por Larry


La democracia huele a pestilencia militar disfrazada de civiles con corbatas rojas, Mercedes Benz y siglas envenenadas de tres letras, UDI. Los balazos en la calle se adhieren a las melodías de la guitarra solitaria que espera acompañantes.

Son mediados del 2000, el puto nuevo siglo, el último antes de la hecatombe. Pogo funda RPM (Repulsiones Por Minuto) antesala de lo que sería más tarde Locos por Larry. La banda es efímera y se deshace después de vanos intentos de cuajar en conciertos reventados por la policía democrática.

Llega el 2001 y es un año desmarcado de la música en una etapa de renovación no comprendida e insatisfactoria. Un año que si no es por el ataque a las Torres Gemelas, hubiera sido un fiasco irrelevante.

A primeros del 2002 se inicia la carrera sin destino de Locos por Larry con una formación fingida e incipiente que desaparecerá con la llegada de los veraneantes en Marzo. En Mayo de ese año aparece el baterista Leandro quién impulsa el grupo a una formación estable y que durará cuatro largos años de ensayos y que verá pasar un largo rosario de guitarristas, bajistas y coristas.

La banda incapaz de generar sus propias tocatas, se consume entre cuatro paredes alcanzando un gran nivel de ejecución e interpretación, pera también una gran carga de frustración debido a las pocas presentaciones que tuvieron en tantos años de trabajo.

En el 2005 desaparece con un disco a medio terminar, un single de dos canciones, una grabación en una radio de alcance nacional que se negó a transmitirla y una moral por los suelos.

 

Entre los músicos de esa etapa cabe destacar César y Daniel en el bajo, Oscar y Leo en la guitarra y un largo etcétera, A Sebastián (ex Durango 95) Álvaro España (Fiscales Ad hok) Jando (ex Peores de Chile y Revoltosos) Chiquisnai y Pamela, que todos ellos colaboraron en el frustrado primer disco de Locos por Larry.

A finales del 2006, Leo (actual guitarrista de la banda) inicia la cuenta regresiva de la nueva reaparición del grupo que hasta ese momento estaba irremediablemente disuelto. A finales de ese año se integran El Mosca (ex Moca Travestí) y Cristian.

Después de meses de ensayos con los temas antiguos y otros que se van sumando al repertorio y más algunos conciertos, abandona la banda El Mosca y se integra Carlos en el bajo. La banda empieza a ser reconocida como un grupo cultor de un Punk and Roll de la vieja escuela “ochentera” con una serie de canciones de alta velocidad y de letras contestatarias y absurdas; con temas que abordan la locura, el amor, la política excluyente de nuestros próceres y disentimiento total a ser el ciudadano ideal que nuestra bella sociedad espera de nosotros.

La banda a tocado en diferentes locales tanto en Santiago como en regiones aportando desenfado y punk and roll a esta larga y estrecha faja de tierra empapada de aburrimiento y falta de expectativas.
La formación actual la conforman Leo en la primera guitarra y en los coros, Cristian en la batería, Carlos en el bajo y los coros, y Pogo con la voz y segunda guitarra.

La banda en febrero del año 2008 viaja a Buenos Aires, Argentina, a grabar su primer disco. El grupo se instala en los estudios Conde y de la mano del Batra (Horacio Luna) en la grabación y mezcla junto al Foca (Rodrigo Zangaro) producen la placa llamada Insano Punk and Roll con doce temas que van del rabioso punk al pop punk, pasando por el rock a’billy y R&B.

En julio es masterizado por Rodrigo Gomberof en Barcelona, España, y a fines de julio es subido gratuitamente a su página en Internet.

Durante el presente (2008) año la banda muestra su disco en múltiples funciones que la ocupan hasta la fecha casi todos los fines de semana en los más variados escenarios del ambiente punk de Santiago y regiones.


Flash required

Continue Reading...

04 Oct 2011, Posted by admin in Bandas L, 0 Comments

Los Kolegas


Aun no tenemos información

Formación: sin contenido
Disolución: sin contenido
Integrantes:sin contenido
biografía: sin contenido


Flash required

Continue Reading...

04 Oct 2011, Posted by admin in Bandas L, 0 Comments

Los 69


Aun no tenemos información

Formación: sin contenido
Disolución: sin contenido
Integrantes:sin contenido
biografía: sin contenido

Continue Reading...

04 Oct 2011, Posted by admin in Bandas L, 0 Comments

Los Jorobados


Formación: Santiago, 1986.
Disolución: 1986.

Integrantes: Mario Molina, guitarra.
Carlos Gatica, voz.
Ismael Troncoso, batería.
Víctor Argandoña, bajo.
Álvaro de la Barra, bajo.

Los Jorobados empiezan su periplo musical en el invierno del año 1984 bajo el nombre de POJH, en esa época el grupo lo integraban Mario Molina en guitarra, Carlos Gatica en voz, Iván López en bajo y Arturo Vega en batería. Esta formación tuvo una única aparición en la Escuela de Derecho de la Universidad de Chile, tras la cual la banda se disuelve. Después de esta aparición solo Mario Molina y Carlos Gatica continúan unidos con la idea de seguir haciendo música, es así como, en noviembre del 84 dan comienzo a un nuevo proyecto de nombre Los Miserables donde suman a Ismael Troncoso en batería.

A principios del año 1986 fundan oficialmente Los Jorobados bajo un techo de zinc en entre los paraderos 22 y 23 de Vicuña Mackenna con la siguiente formación: Mario Molina en guitarra, Carlos Gatica en voz, Ismael Troncoso en batería y Víctor Argandoña en bajo.

La primera intención de la banda era realizar un solo concierto en la presentación de un libro de Tatiana Cumsille, pero antes de eso y a modo de ensayo general tocan por primera vez en la Caja Negra, un boliche característico de mediados de los 80. Tras esta tocata el bajista Víctor Argandoña desaparece sin dejar rastro y su lugar es ocupado por Álvaro de la Barra.

Los Jorobados se mantienen tocando hasta diciembre del año 86 pululando por diversos recintos universitarios y locales del centro de la capital, fecha en que Molina viaja al extranjero y el grupo entra en silencio del cual saldrán diez años después cuando en mayo de 1996 se deciden a grabar en forma oficial su primer LP un cassette producido por ellos mismos grabado en los estudio Koinonia y distribuido por Sony Music, titulado “Etapa Anal” donde se puede escuchar parte de su repertorio con temas como “Estado de tensión”, “Mi mamá me mima”, “Derechos y deberes” o “Corazones Podridos” entre otros sencillos caracterizados por letras agresivas, nihilistas y con atisbos de critica social mezclados con cambios de ritmos juguetones en lo musical heredado de un punk rock del tipo colegial.

 

los jorobados-etapa anal (1996)


Flash required

Continue Reading...

Bandas

  • A

  • B

  • C

  • D

  • E

  • F

  • G

  • H

  • I

  • J

  • K

  • L

  • M

  • N

  • O

  • P

  • R

  • S

  • T

  • V

  • X

  • Y

  • Z

  • http://archivopunk.cl/sitio/wp-content/themes/archivopunk