Emociones Clandestinas


Formación: Concepción, 1985.
Disolución: 1989 / reunidos en 2001

Integrantes: Jorge “Yogui” Alvarado, voz y guitarra.
Carmen Gloria Narváez, voz y bajo.
Juan Carlos Vera, guitarra.
Rodrigo Figueroa, bajo.
Jean Pierre Larousse, batería.
Iván Molina, batería.

Para remontarnos a los inicios de Emociones Clandestinas es necesario comenzar con las primeras incursiones musicales de su indiscutido lider, Jorge “Yogui” Alvarado con el grupo Los Ilegales. Esta agrupación estaba formada por otros interesantes músicos penquistas como Alvaro Henríquez, Roberto ‘Titae’ Lindl y Francisco Molina (quienes más tarde formarían Los Tres). Los gustos musicales de estos jóvenes coincidieron pese a la diferencia de edad, sus inclinaciones estaban ligadas al rock primigenio y las repercusiones inglesas del punk de los 70.

En octubre de 1984 Los Ilegales se presentan taloneando al promisorio grupo juvenil Los Prisioneros en el Aula Magna de la U. de Concepción, su repertorio era una mezcla de covers y temas originales compuestos en su mayoría por Alvarado los temas evidenciaban sus gustos por el ska y el rock de la década del 60. Esta primera presentación fue de muy baja calidad lo que influye en la renuncia de Alvarado a la banda.

Esta renuncia de Alvarado no significó el cese de su actividad musical, por el contrario, el músico decidió esperar el momento adecuado para volver a las lides musicales. Este momento llegó con la invitación cursada por Juan Carlos Vera y Jean-Pierre Larousse para sumarse a un naciente proyecto al que el mismo Alvarado dio su nombre: Emociones Clandestinas.

Desde un comienzo el grupo buscó posicionarse en el incipiente mercado local abierto por Los Prisioneros, para esto debían trasladarse desde su natal Concepción a Santiago. La oportunidad para el grupo llega cuando en 1985 el manager de Los Prisioneros, Carlos Fonseca, los contacta para una presentación en el “Festival de Nuevo Pop Chileno” junto a bandas que estaban bajo su alero como: Los Prisioneros, Banda 69, Aparato Raro y Paraíso Perdido.
Emociones Clandestinas sufre una serie de cambios en sus integrantes casi desde su aparición, pero esto no significó una mella para preparar su primer y único LP, titulado “Abajo en la Costanera” producido por la multinacional EMI y gestionado por Carlos Fonseca. En el disco la banda conjugó de manera espectacular sus influencias musicales plasmando en él una clara admiración por los ingleses The Clash combinada con la influencia en las letras brindadas por Jorge González, líder de Los Prisioneros, quien estuvo presente en la grabación de éste.

El disco muestra una clara crítica social sumada a cierto oscurantismo ligado a una actitud no future, esto se plasma en canciones como: “Te tengo atrapada”, “Cajitas rectangulares” y “¿Es esto revolución?”. Las canciones revelan cierta desesperanza sobre el futuro de la sociedad y un sistema que marca la vida de las personas, esta metáfora de la vorágine consumista la apreciamos en el tema “El nuevo baile” que con una secuencia que se repite por toda la canción plasma un estilo de vida monótono y uniforme para todos en la ciudad.

Emociones Clandestinas puso énfasis en la difusión de su música a través de las tocatas en vivo, esto queda de manifiesto en la cantidad de recitales y giras en las que el grupo participa desde sus inicios, esta actitud se complementó con la llegada de su LP el 87 lo que ayudó a que la banda se hiciera un poco más conocida.

La banda, pese a haber conquistado algunos hits con sencillos de su LP mantenía cierto carácter under, así en 1988 comienzan una gira que los llevaría a tocar desde Valdivia a Santiago. En la capital tocan en el Garage Internacional de Matucana donde comparten escenario con Fiskales Ad-Hok, una de las bandas próceres del punk criollo, pero esta presentación no fue bien acogida por un público que los consideraba livianos y los recibe con una lluvia de escupitajos y botellazos.

Para ese mismo año (88) el grupo intenta publicar un segundo LP, hecho que fracasa por razones políticas como los preparativos para el plebiscito, y otras de corte industrial como el fin del boom de los grupos pop que venía dándose desde mediados de los 80. Este LP estuvo incluso compuesto con algunas maquetas, hasta tuvo un título tentativo: “Beat!”.

Ya en el año 1989 el grupo da su último concierto en el Estadio Municipal de Mulchén, y parte de sus integrantes comienzan a militar en otras bandas penquistas que alcanzarán notoriedad como Santos Dumont y Machuca.

A partir de esta disolución, el líder de la banda, Yogui Alvarado estuvo ligado a una serie de bandas, todas de corta duración e influencias electrónicas, entre ellas Cuadrante Cuatro (a principios de los años ‘90, junto a Pollo Muñoz) y Electric Voodoo (entre 2004 y 2005, con el tenorista Maxi Alarcón y el pianista César Ibacache).

Para el año 2001 existe un intento de reagrupar a Emociones Clandestinas, pero el proyecto fracasa dado los distintos intereses de sus integrantes.

emociones clandestinas-abajo en la costanera (1987)


Flash required

http://archivopunk.cl/sitio/wp-content/themes/archivopunk